lunes, 15 de febrero de 2016

Un "pudding" muy británico

Un "pudding" muy británico

Vamos hoy a poner un final dulce a tu menú del finde. Este es un dulce con toques cítricos y almendrados. Me encanta prepararlo porque no hay que mezclar masas, usar rodillos y todo eso que en definitiva  nos previene de trastear algo dulce en la cocina. El único momento un poco laborioso de esta receta es montar unas claras a punto de nieve, añadir azúcar y llevarlo a merengue. Si tienes una batidora eléctrica ni siquiera eso es complicado.
Y me preguntarás: ¿Por qué le llamas "pudding"? ¿No podrías usar la palabra "dessert" (postre) mucho más general y amplia?
En el Reino Unido a todo postre o final dulce en la mesa se le debe llamar "pudding". Si utilizas la palabra "dessert" se nota de inmediato que tu "upbringing" no es lo suficientemente bueno; y lo que es seguro es que no te has educado en un "public school" como es debido . Este comentario es un guiño a mi querida prole: Jorge, Marta y Guille. Pobrecitos míos como sufren cuando me oyen hablar inglés...
Discretamente me corrigen y me dicen por lo bajines: mamá recuerda, deberías emplear la palabra "pudding" no "dessert" y así para un montón de palabras o expresiones.
Este postre es el que voy a poner el Domingo de Pascua en casa. La ligereza del merengue y los aromas cítricos junto con la almendra darán un punto final perfecto para el tradicional asado de cordero con todos sus "trimmings" (guarniciones). Marta me corrigió hace tiempo; mamá no son "sides" son "trimmings!".


Ingredientes

1 Naranja (¡Si es naranja de Sevilla aún mejor!)
75g Mantequilla pomada es decir blandita
200g Azúcar
3u Huevo, claras y yemas separadas
150g Almendra en polvo
1 Limón ralladura
50g Pistachos picados ligeramente (opcional)
5u Semillas de cardamomo opcional)
2C Almendras laminadas (opcional)
Azucar glas (opcional)


Modus operandi

Hervir la naranja en un cazo con agua que las cubra totalmente hasta que este blanda.
Escurrir y dejarla enfriar un poco.
Procesar la naranja con piel y sin pepitas a un puré en un robot de cocina.
Batir 100g del azúcar con la mantequilla, añadir una a una las yemas.
Incorporar la almendra molida, el puré de naranja, los pistachos picados y las semillas de cardamomo y la ralladura de limón.
Volcar esta pasta en una fuente de horno y hornear a 170ºC aproximadamente 40min.
En este tiempo batir las claras a punto de nieve, añadir el resto del azúcar y seguir montando a merengue.
Tapar con el merengue la masa y espolvorear con almendra laminada ya horneada anterior.
Subir el horno a 230ºC y gratinar de 3 a 5min.
Espolvorear con azúcar glas.
Servir caliente (aunque frío está muy rico también!)


Más fácil imposible y para nada pesado.
El cardamomo es opcional pero siempre me gusta añadirlo cuando uso naranja, le da un punto aromático muy bueno.
Date este dulce bocado británico y verás que hasta mejora tu inglés je je je
¡Cuéntame si te gustó!
Let me know and enjoy

martes, 2 de febrero de 2016

Croquetas de pato

Croquetas de pato


Esta entrada es muy simple, obvia y querida para mi. Quien no tiene una receta de croquetas en su repertorio no puede llamarse, ni siquiera, cocinillas. Y por favor no me digas que tu thermomix las hace espectaculares.Te reto cualquier día a cualquier hora a cata croquetera. La bechamel hecha a mano es siempre mejor, punto pelota. Y esto es así porque le prestas atención y sazonas con cariño dándole el punto de espesor perfecto.
Empecé a hacer croquetas cuando tenía unos 6 años al lado de mi querida tía Garbi. Ella fue una auténtica experta en este campo, siempre conseguía dar a las croquetas ese punto que las lleva de ser algo ordinario a un bocado excelso. Aunque ya no está ya con nosotros, la tradición familiar de ostentar título a las mejores croquetas de todo el clan Uriarte se lo lleva su hijo Kepa. Tanto es así que ya no las llamamos croquetas sino crokepas!
Yo le he dado un punto sofisticado rellenando la bechamel con pato confitado (de lata).
El pato, la bechamel con su punto de nuez moscada y una buena sazón las hacen irresistibles!!!
No me digas que no merecen un ratito en la cocina, lo de siempre bien hecho es un 10 seguro. Las recetas de toda la vida, hechas con cariño, atemperan el espíritu a la vez que el apetito.

Ingredientes

100g harina
100g mantequilla
700ml leche entera
1/2cebolla con un clavo(especie) y hoja de laurel
Nuez moscada (al gusto)
1 confit de pato (lata) carne desmigada y picada

Harina
Huevo batido
Pan rallado

Modus operandi

En un cazo llevar la leche a hervir con la cebolla, clavo y laurel.
Retirar la leche del fuego y dejar infusionar hasta enfriar completamente (yo la dejo el día anterior en la nevera).
Fundir la mantequilla, añadir la harina y cocer juntos 3 a 4min.
Añadir la leche fría lentamente y remover con varillas.
Cocer hasta que tenga el espesor deseado.
Incorporar nuez moscada rallada al gusto.
Añadir el pato picado y mezclar dejando cocer junto unos minutos.
Sazonar
Enfriar.
Una vez fría la masa, bolear las croquetas.
Pasarlas por harina, huevo y pan rallado
Freír en abundante aceite.

¿Te atreves a croquetear?
¿Cuál sería tu relleno estrella?
Bolear croquetas es una ocasión estupenda para que te ayuden tus chicos. Así empece yo!
¡Ponles delantal y a por todas!!

lunes, 25 de enero de 2016

Hamburguesas de gambas en crunchy de almendras laminadas

Hamburguesas de gambas en crunchy de almendras laminadas

Os presento hoy un bocado rico, crujiente y súper fácil de preparar.
La idea surgió en uno de mis viajes al supermercado. Delante del puesto de hamburguesas de diseño, con sus bollitos chicos para tomar de bocado,  pensé que sería divertido cambiar la carne de buey por algo más ligero como la gamba. Tenía ese día invitados a cenar y el plato principal era un jamón al horno, al más puro estilo de York (hecho en casa, of course). Iba a poner varios platillos de picoteo de entrante y "no pegaba" poner mini hamburguesas de buey para empezar a abrir boca.
Hice un par de pruebas y surgió este relleno súper sencillo de gambas. La almendra del empanado no fue pensada a propósito, sino que  al no tener "panko" en casa (típico despiste mío), decidí rebozar la hamburguesita en almendras laminadas; ¡que si tenía!

Puedes usar por supuesto gambas congeladas, no entres en dilema de si usar frescas o no.
Es un aperitivo, seria absurdo dejarse el presupuesto.
Además ¡prometo que quedan igual de buenas!

Ingredientes

200g gambas peladas
1/2 clara de huevo
1u cebolleta fresca picada
1C de Maicena
1C cebollino picado (opcional)

Harina
Huevo
Almendra laminada

Bollitos de hamburguesa
Hojas de lechuga
Salsa mayonesa con un toque de tabasco

Modus operandi

Triturar la mitad de las gambas en un robot de cocina con la cebolla, clara y maicena. Salpimentar.
Trocear el resto de las gambas con cuchillo y mezclar con la masa anterior.
Añadir el cebollino picado y mezclar también.
Formar hamburguesitas del tamaño de los bollitos
Pasar por harina, huevo y almendra laminada.
Freír en aceite.
Montar la hamburguesa con la lechuga y el bollito.
En un bol  preparar la mayonesa con tabasco al gusto.
Lo único que no he probado es congelar las hamburguesitas una vez rebozadas en almendras, paso previo a su fritura

El éxito de la receta está en los comensales, y ese día las hamburguesitas volaron!
Puedes dar tu toque personal a la mezcla: ralladura de limón, un poco de pimentón....
Mi consejo es que dobles la receta.Tu gente querrá siempre una más, seguro!!!
¡Si las haces me cuentas!

lunes, 11 de enero de 2016

Costillitas de lechal al grill y salpicón de habas a la menta

Costillitas de lechal al grill y salpicón de habas a la menta.



Os presento hoy un plato simple pero muy sabroso y con montones de aroma y color.
Una vez finalizado el tiempo de Navidad volvemos a la vida ordinaria, esto hace que nos apetezca cocinar y comer de forma más sencilla y natural.
El cordero lechal es una carne realmente jugosa, y hecha al grill potencia sus aromas de campo y lácteos de forma espectacular. 
La receta no requiere tiempo de preparación previo ya que se hace, como se dice en cocina, "a la minute".
El único problema de esta receta, seguro ya has hecho tu diagnóstico de astuta organizadora de hogar, es el precio. Por eso lo he reservado a ser plato de Domingo (Para economizar podrías sustituirlo por filetes de pierna de cordero).
La mixtura que acompaña al lechal está compuesta de habitas frescas, pistachos, granadas y menta. Este mezcla podría llamarse pesto, ensalada o como en el caso de hoy; salpicón. Podrías ir de uno a otro variando el tamaño de picado de los ingredientes.Ya sabes lo que me gusta la versatilidad en las recetas.
Me he dado el gusto de usar habas frescas (el tiempo está loco y los productos han adelantado su entrada en el mercado), pero podrías usar congeladas o de bote.
Cuando mi crítico mas querido (mi marido JL) probó este acompañamiento, me dijo que el eliminaría las granadas en la mezcla. A mí en cambio me encanta la sensación  que las granadas dan en boca y el colorido que estos pequeños granos aportan. El pistacho le añade calidez y "crunch".
La menta, compañera íntima de los platos de cordero desde tiempos bíblicos, aporta sutileza y frescor. Date unos minutos y corta esa menta en "chiffonade", es decir tiritas finas. Esto es un detalle para dar un remate especial al plato, si la cortas gorda y de forma rústica no vas a conseguir el mismo resultado.
Puedes tener preparada la mezcla en un bol desde el día anterior y la sacas de la nevera media hora antes de servir para que no este fría. En este punto solo te quedará aderezarla con un buen aceite de oliva y sal.

Esta mixtura acompaña de forma exquisita a esas costillitas de lechal y nos hace un guiño invitándonos ya a la primavera.

Ingredientes

Costillitas de lechal 4 palos por persona (dependiento de tus comensales, ¡tú los conoces!)
Habitas frescas 200g
Granada 1u (solo granos)
Pistachos 100g (pelados!!)
Menta 1 ramillete (solo hojas)
Aceite de oliva

Modus operandi

Si las habitas son fresca, debes hervirlas en abundante agua y sal unos minutos y refrescarlas en agua y hielo para guardar el color. Si son habas grandes procura quitarles la piel porque es un poco correosa, y si la dejas resultarían desagradable al comer.
Si usas habitas de bote, empieza ahora la progresión.
Trocea un poco los pistachos
Corta la menta en chiffonade
Añade la granada (o no)
Mezcla todos los ingredientes y adereza con aceite y sal
Calienta un grill y una vez listo cocina las chuletitas dejando que la grasita de la carne se caramelice bien.
Sazona con pimienta y sal Maldon.
Y listo!!

Plato que sabe a campo y a relax!

¿¿Vas a poner granada??
Prepara el plato y dime que prefieren  tus comensales.
¡¡Cuéntame!!

lunes, 4 de enero de 2016

Tagliatelle de invierno

Tagliatelle de invierno, estreno 2016 comfort en el plato!!



Nuevo año, nuevo post. Espero empezar y consolidar este año con nuevas recetas. Es un propósito que quiero honrar de todas  todas este 2016.
Así que con este pensamiento, mi casa abarrotada de familia y como no de sobras (o como los ingleses llaman de forma más elegante "bits and bobs"), compuse este plato de pasta con mucho sabor a hogar.

La inspiración vino porque me quedó una bolsa de castañas cocidas empaquetadas al vacío (relleno del pavo navideño). Así que con unas setas portobello y bacon, se me ocurrió aderezar unos tagliatelle. Ahí va mi propuesta:

Ingredientes

Castañas cocidas 200g (si no hay castañas no te agobies, una chirivia en cubitos salteados!!)
Bacon 250g cortados en tiritas
Cebolla 1u cortada fina
Portobellos 150g laminados (o cualquier otra seta, incluso el humilde champi)
Tagliatelle 250g
Nata líquida 2C (opcional)
Vino Blanco 1 vasito


Modus operandi

Sofreír la cebolla a fuego lento, añadir el bacon y las castañas. Una vez dorado el bacon incorporar el vasito de vino blanco y cocer hasta reducir el vino.
Incorporar las setas y cocinar todo junto.
En este punto se puede añadir la nata líquida o no.
Cocer los tagliatelle en abundante agua con sal y sin aceite!!
Escurrir los tagliatelle reservando un poco de agua de esta cocción
Mezclar los tagliatelle con el guiso de castañas, bacon y setas.
Incorporar un poco del agua de cocción de la pasta para soltar los tagliatelle y dar jugosidad al plato.
Acompañar con abundante queso parmesano.


Este plato es ciertamente contundente pero a la vez elegante. En él se combinan el dulzor y calidez de la castaña con el salado y meloso sabor del bacon.
En casa el personal, una vez servido, se regala con montones de parmesano (Guillermo en especial!). El parmesano redondea esta receta y le hace un muy digno plato único.
De postre piña tropical (la que vino en mi panera!!!)

Próxima entrega en breve, prometo.

¡¡¡Feliz y próspero 2016 a todos!!!

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...