viernes, 28 de agosto de 2015

HOMETHINKING: ¿Cómo repercute el trabajo del ama de casa en la sociedad?

En nuestra sociedad la influencia del feminismo radical y de la ideología de género han provocado que las tareas del hogar se desprestigien considerándolos como algo que impide a la mujer realizarse dedicándose a unas tareas inútiles. Sin embargo estas tareas permiten a la mujer, no solo realizarse plenamente sino que también les ofrece la posibilidad de incidir decisivamente en la sociedad aportando algo que sólo ella puede dar. Marta Gonzálvez Suárez. Marta del Río Guerra. Pilar Ullívarri Royuela. Mariana Echeverría Royo.


Como diría Betty Friedan, feminista de mitad del siglo XX, en su libro La Mística de la Feminidad “el trabajo del hogar realizado por y para la familia carecerá de todo valor social y al realizarse fuera del ámbito público tampoco podrá considerarse verdadera profesión si no mera ocupación privada". Efectivamente, el trabajo del hogar es una ocupación privada, pues se desarrolla en un ámbito familiar e íntimo, no se considera un trabajo productivo, no tiene cotización en la seguridad social y, al no poderse cuantificar económicamente, no se refleja en el PIB. ¿Significa esto que realmente carece de valor social?

Actualmente, en nuestra sociedad, la mujer que trabaja en casa es considerada como una persona sin aspiraciones profesionales e incapaz de incorporarse al mercado laboral. Olvidan que esas personas están perfectamente cualificadas para desarrollar una carrera profesional. De hecho, muchas mujeres compaginan un trabajo remunerado con las artes del hogar. Precisamente, esa mujer ama de casa realiza un trabajo imprescindible y fundamental para la familia y de gran trascendencia para la sociedad. Sin embargo, se menosprecia su papel pareciendo, en el mejor de los casos, una opción secundaria y, en el peor, una condena.


Josep Miró i Ardèvol sostiene que "la maternidad es la capacidad para dar continuidad a la humanidad", siendo, "un hecho de una elementalidad abrumadora, pero socialmente subvalorada". Otra capacidad de la mujer se relaciona con la transmisión de la capacidad de gestión, esto es, permitir que la familia sea una gran escuela donde adquirir competencias directivas de tipo personal, estratégicas e intratégicas como podrían ser: empatía, delegación, proactividad, integridad, liderazgo, trabajo en equipo o comunicación.


Conseguir que las personas quieran volver a su hogar es el objetivo principalísimo de la madre de familia. Todos necesitamos de ese bienestar psíquico, afectivo y espiritual que aporta la mujer en forma de "delicada ternura, su generosidad incansable, su amor por lo concreto, su agudeza de ingenio, su capacidad de intuición,su piedad profunda y sencilla,su tenacidad... La feminidad no es auténtica si no advierte la hermosura de esa aportación insustituible y no la incorpora a la propia vida [...] La labor de la mujer en su casa no es sólo en sí misma una función social sino que puede ser fácilmente la función social de mayor proyección social” (S. Josemaría Escrivá, Conversaciones).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...