miércoles, 12 de marzo de 2014

Bizcocho de San Jose

Bizcocho de San José


En unos días celebramos San José y por ende el día del padre.
De repente, como todos los años, me he sentido transportada a mi niñez y he recordado la crema de San José de mi abuela Sales.


Ella es una de las personas que grabaron mis primeras memorias en la cocina. Mi abuela era totalmente y empecinadamente autodidacta. Eso sí, tenía  un punto de genialidad muy ancestral. Sus platos fuertes, lo que bordaba realmente, eran los guisos y ollas mediterráneas: conejo con caracoles, canelones, arroces, escudellas...


La recuerdo echando mano al laurel, el tomillo o el romero y echarlos al puchero. En una especie de sortilegio transformaba aromas ricos pero ordinarios en sublimes. Su gran mortero de mármol blanco ejercía en mí una fascinación que recuerdo nítidamente. Cuando me dejaba preparar la picada era lo más!!!
Mi abuela Sales insistía año tras año en preparar la crema de San José, debo decir que lo suyo no era la repostería.  Unas veces el resultado era excelso, otras no tanto (dice JL que debo haber heredado de ella mi tozudez culinaria).
Todos los años preparo, yo también, algo dulce para celebrar al Patrón de patrones, que es además onomástica de mi JL.
Este año en Noviembre estuvimos en Tierra Santa y allí descubrí  aromas, ingredientes, visité mercados, Santos Lugares...
En definitiva comí, disfruté, recé....
Por todo eso, este Marzo al pensar en el postre del día de San José decidí que confeccionaría algo Mediterráneo con toques de esa tierra.
Lo primero que saltó a mi mente fue ese oro líquido que es base indispensable de la cocina mediterránea, el aceite de oliva. Casi a la vez pensé en el aceite de mi amiga Pilar.
Pilar, de la que me he sentido familia desde que la conocí, es productora de aceite.  En sus tierras Cordobesas se produce un aceite realmente excepcional; el Priego de Córdoba. Es excepcional porque en su producción Pilar pone corazón y alma y eso indudablemente trasciende al resultado final.
Este aceite sorprende al probarlo porque tiene gran personalidad y es a la vez muy versátil. No dudé un minuto en usarlo en el bizcocho, sabía que no me decepcionaría.
El resultado fue fantástico; un bizcocho suave pero con profundidad en el paladar. No hubiera conseguido lo mismo con la mantequilla o con un aceite mediocre.
Su aceite se llama You.Olive (es la botella que veis en la foto). Viene en botellas de 250ml, es casi un envase de perfume. Yo lo uso mucho, cada vez más, de hecho le he sugerido a Pilar que se decida a embotellar en envases de 500 ml mínimo!
Otro variación que quise incorporar fue la semolina en sustitución, sino completa al menos en parte, de la harina. El bizcocho gana en textura y color. Adquiere un tono dorado muy de fiesta. Agregué también a todo esto confitura de naranja, este ingrediente le da una humedad al "cake" y un punto de amargor muy interesante.
Finalmente, una vez horneado el bizcocho, lo "emborrache" con un sirope sobrio de naranja  y vainilla. Queda por tanto muy jugoso y adecuado para su cometido de postre.


No me he resistido a acompañar este bizcocho de un bol con yogur griego, dátiles, pistachos y miel.
Me puedo imaginar a José, reponiendo fuerzas al mediodía, comiendo unos dátiles con frutos secos y encantado con el bollo!!
Os dejo la receta, espero que os guste, los ingredientes son facilísimos de encontrar y puede funcionar como postre o también como bizcocho de desayuno o merienda.
Por cierto este año prepararé también la crema de San Jose, a ver qué tal se me da!!!


Ingredientes

Bizcocho
5 huevos, claras y yemas separados
100g azucar
50g harina
100g semolina(puede usarse harina)
1naranja ralladura
50g mermelada de naranja(cualquier mermelada sirve)
50ml aceite de oliva(confío en que tengais un buen aceite)

Sirope
100g azúcar
1 limón: zumo y ralladura
125ml agua (no creo que necesitéis sustituirla por otra cosa)
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el bizcocho
1- Montar las claras y reservar
2- Montar las yemas con el azúcar a punto de relieve
3- Añadir batiendo la  ralladura de naranja, la mermelada y la semolina, la harina y el aceite
4- Con una espátula y en 3 pasos incorporar las claras montadas a la mezcla anterior. Hacerlo con suaves movimientos envolventes
5- Verter la masa en el molde y hornear a 180C aproximadamente 20 minutos

Para el sirope
1. Hervir todos los ingredientes 15 minutos

Montaje
Desmoldar el bizcocho cuando esté todavía tibio, pincharlo con un tenedor y añadir el sirope lentamente para "emborracharlo".

Listo!!

Como he dicho, lo suyo es acompañarlo de yogur, pistachos, dátiles y se me ocurre que lo tomaría con un gran vaso de zumo de granada muy fresquito. Este jugo se ofrece en cualquier esquina del antiguo Jerusalem y esta riquíiiiiisimo!!

Contadme qué tal os va con el bizcocho, ¿o intentaréis la crema?

2 comentarios:

  1. Qué apetecible se ve! Precioso post ;.)

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!
    El próximo espero tre guste MAS!

    ResponderEliminar

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...