martes, 25 de febrero de 2014

La vuelta de un clásico: la olla a presión




En mi cocina ha estado siempre presente en un lugar de honor. Ni siquiera los comentarios más ácidos y malévolos; "vaya antigualla tienes ahí!, que peligro de artefacto etc...", consiguieron apartar mi olla a un estante oscuro o dejármela "olvidada" en una de mis numerosas mudanzas.
Al contrario! Volví a apostar por ella cuando al, trasladarme a mi nuevo nido en Madrid la cocina era de inducción y tuve que invertir en una nueva olla que sí funcionara con esta fuente de calor.
Y en verdad es una inversión, porque no son baratas. Eso si, son eternas (con la precaución de cambiar la goma de la tapa después de mucho uso, en mi caso 10 años).
La receta que os doy a continuación no es un guiso de carne o unas legumbre o un caldo: es un risotto!!!


Para los guisos largos es fantástico este tipo de cocción porque el resultado es magnífico y se ahorra tiempo y dinero. Sin embargo he querido exponer a mi vieja amiga a una receta que aunque no es larga no hago más a menudo porque requiere estar pendiente y darle mucho mimo.
Atención a puristas: no continuéis leyendo, se os pondrían los pelos de punta tipo Espilete.
Los o las italianas que leen mis recetas (sí, vosotras queridas amigas Elisabetta, Emanuela y Patrizia) os aconsejaría no continuar la lectura de la receta, no vaya a ser que rompamos la amistad por un risotto!
Me encantó el resultado, nadie en casa notó el cambio de técnica.
Una vez hecho el sofrito de cebolla, ajos y setas el tiempo de olla fueron 5 min. A los que se añaden dos minutos más al incorporar la mantequilla y el parmesano.
Y ahora ya os presento mi risotto.


Ingredientes Receta para 4 o 6 comensales (dependiendo si son pajaritos o de buen comer):

Bolsa de fungi porcini desecados aproximadamente 30g
300g de arroz de grano redondo(carnaroli, arborio y si no el de paella normal)
500ml de agua caliente
1 cubo de caldo de ave
1 cebolla mediana picados
2 dientes de ajo picados
1 cucharada de tomillo seco
30g mantequilla (margarina no es lo mismo que mantequilla)
50g de queso parmesano (no seas cutre y no me lo sustituyas por esa cosa que parece polvo de yeso comestible)

Método
1- Re-hidratar las setas en el agua caliente durante 10 a 15 minutos y trocearlas.
2- Colar y reservar las setas y el agua.
3- Disolver el cubo de caldo en esa agua.
4- Sofreír en la olla cebolla y ajo.
5- Una vez transparentes añadir las hierbas y el arroz. Rehogar todo junto un par de minutos.
6- Si dispones de esa copita de vino blanco añádesela ahora.
7- Cocer un par de minutos e incorporar el caldo.
8- Cerrar la tapa de la olla y cocer de 4 a 5min.
9- Enfriar rápido bajo grifo de agua y una vez es seguro abrir la tapa.
10- Darle un par de vueltas con la cuchara de palo (a modo de recuerdo de lo que una vez en el pasado fue obligado al preparar tu risotto je, je).
11- Añade finalmente fuera del calor la mantequilla y parmesano, rectifica de sal.
12-Otro par de vueltas con la cuchara de palo, y ya está

Tener más parmesano en un bol para que se pueda añadir al gusto cada comensal.
Siempre añado unas lascas de parmesano y tomillo fresco al plato, como veis en la foto. Ese detalle simple redondea el plato, no hay quien se resista!

PD: Ese día preparé el doble de sofrito de cebolla, ajo y setas. Congelé la mitad de esta mezcla. De esta forma pensé, mi próximo risotto será realmente de 5 min. Para este segundo risotto descongelaré el sofrito y continuaré en el paso 5. Ahora me preguntarás: y el agua de las setas? cierto no tienes. No se hunde el mundo! Disuelve en el agua dos cubitos de caldo de ave.
Otro PD: Otra ventaja es que de esta forma ahorro espacio de congelador, ocupa menos un sofrito que un arroz o guiso, que opinas?
¿Tienes alguna receta de olla interesante? ¿La compartes conmigo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...