lunes, 20 de mayo de 2013

La sonrisa de mamá


Cuando un evento familiar parece que inunda nuestras vidas, el ajetreo está asegurado, y los nervios... también. Comuniones, confirmaciones, bautizos, son momentos en los que tenemos la oportunidad de dar la talla como madres de familia, siendo las SS: las serenas y sonrientes.


Hemos tenido semanas para pensar, organizar, elegir, para hacer todo tipo de listas apuntando lo necesario, lo prescindible y lo que nunca llegaremos a hacer. Y ya, llegado el día, sólo nos queda sonreír y ayudar a mantener la serenidad a todos los que tenemos a nuestro alrededor: pequeños y mayores, propios o políticos.


Llegado ese momento, pocas, muy pocas cosas, deben parecernos importantes; muy pocas cosas tendrán que hacernos perder la paz. Nuestra tribu preferirá vernos sonrientes, aunque el chocolate esté un poco quemado, el lazo de una peque se haya torcido, o algún familiar sólo abra la boca para decir impertinencias. Tenemos la oportunidad de dejar en la memoria la alegría del momento y, como ayudamos a mantener la serenidad, no le cedamos el protagonismo de ese recuerdo a los nervios.

 



1 comentario:

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...