miércoles, 31 de octubre de 2012

Receta y contemplación


“Receta” viene del latín recepta: cosa recibida, herencia de nuestros mayores, regalo que la tradición pone, benévolamente, en nuestras manos. Una receta, pues, es un pequeño tesoro transmitido de padres a hijos o, más frecuentemente, de madres a hijas. Antes de recogerse en libros y blogs, las recetas de cocina se conservaban en la memoria viva de las madres. Sabores culinarios y recuerdos familiares se transmitían así fundidos y entremezclados. Saber y sabor, que son palabras con la misma etimología, compartían sus propiedades igual que su origen semántico.

Por eso las recetas, las auténticas y genuinas, merecen todo respeto. Es la actitud que advertimos en todos los profesionales de la cocina: gourmets, chefs, maitres y… amas de casa, las cuales son todo lo anterior y mucho más. Un respeto, una fidelidad a la tradición, que se conjuga curiosamente con otra actitud: un sano distanciamiento respecto a lo prescrito, un soberano despego frente a lo establecido. Emplear una receta no es seguirla al pie de la letra sino interpretarla. Se diría que en toda receta hay un ingrediente tácito que, aunque no esté escrito, resulta imprescindible incorporar al guiso: la libertad creativa del cocinero. Y cuando esto sucede —he aquí la paradoja—, entonces la receta cobra vida y cumple su fin; sólo entonces se es fiel a ella, y se la toma en serio; sólo entonces se convierte en cultura y pervive por generaciones.

Los buenos cocineros tienen experiencia de este feedback entre fidelidad y libertad, este intercambio dinámico entre lo uno y lo otro, y saben que es fuente de intenso gozo. Y lo es porque el distanciamiento creativo de que hablamos es, en el fondo, lo que la Filosofía y la Teoría del arte llaman contemplación. Cocinar, en efecto, es una actividad contemplativa, como tantas otras tareas domésticas, aunque no lo parezca. ¿Quién ha dicho que el arte sólo se encuentre en museos y galerías? Todo depende del amor que inspire nuestro trabajo y del temple ético de nuestros corazones.



martes, 23 de octubre de 2012

Estamos en premios Bitácoras

No sé si has oído hablar de los Premios Bitácoras. Es un concurso anual de blogs, en el que participan más de 18.000 blogs en distintas categorías.

.
 
La ventaja de este concurso es que puede votar cualquiera. No hace falta ser bloguero. Solo necesitas registrate y votar a los blogs que te gusten. Te cuento cómo funciona por si te gusta nuestro blog. Sería fantástico acabar entre los 10 primeros y no andamos lejos. Cada voto es importante.
 
Son tres pasos
  1. Primero te registras en Bitácoras como nuevo usuario. Solo necesitas una cuenta de mail y elegir un alias y una contraseña para Bitácoras.(También se puede hacer a través de facebook o twitter, elije lo que prefieras).
  2. Después desde tu mail (si lo has hecho via mail) tienes que activar tu cuenta. Te habrá llegado un mail de Bitácoras y solo tienes que pinchar el enlace de activación. Ya eres usuario activo!
  3. Entra en Bitácoras con tu alias y contraseña. Dale a votar y te aparecera como una ficha con todas las categorías y 5 huecos en cada categoría. Puedes poner el nombre de los blogs que más te gusten.
  4. Rellena en las categorias de Educación y en la de Social-Medioambiental el nombre de dialhogar.blogspot.com y confirma que no eres robot para finalizar la votación.
(si pinchas aqui, lo tienes rellenito)

Si quieres tambien el blog de lacasaunclick.blogspot.com participa en las dos categorías igual que Dialhogar.
 
Con eso habrás ayudado mucho. Porque cada voto nos ayuda a mantenernos en la posición que estamos y  nos ayuda a subir. Somos un proyecto recién nacido, pero con muy buena respuesta por parte de todos.
 

Muchas gracias por ayudarnos. Te contaremos como acaba la cosa.
 
El plazo acaba el 9 de noviembre. Anímate y anima a otros :)

Decorando Galletas



Esto de las galletas decoradas y cupcakes no sé si es una moda o una fiebre. En todo caso es contagioso. Pero siempre demuestra que manualidades y ocupaciones de la casa son algo atractivo.
Este fin de semana tuve la suerte de asistir a un taller impartido por Abigail de cookies y cupcakes de Huesca . Resultó práctico e interesantísimo. También tiene página de  facebook.

Fue una mañana muy agradable y divertida, con un grupo reducido así que todo resultó muy familiar y conectamos desde el principio.
Pudimos hacer cada una nuestras galletas, que es como de verdad se aprende, además no perdimos ni un sólo paso. Empezamos en la cocina con los ingredientes para las galletas; trucos y experiencias desde como y dónde comprar la mantequilla más económica y de mejores resultados,  hasta consejos sobre la harina que debemos utilizar, y truquillos como meterlas en la nevera antes de hornearlas y colocarlas sobre silpat para que queden perfectas tanto por delante como por detrás.
Materiales, mangas, boquillas...
Seguimos con la decoración personalizada, y Abi con una paciencia infinita nos fue enseñando las técnicas y los diferentes utensilios y en  fin que aprndimos muchísimo. La foto es una muestra de lo que cada una hicimos.

En su blog podéis ver que más cursos está organizando. Si estáis cerca de Huesca os animo a apuntaros.



lunes, 22 de octubre de 2012

Un huerto en mi cocina

Foto vía Pinterest
Tener unas cuantas plantas a mano en la cocina resulta muy práctico y a la vez decorativo. Las especias, plantas aromáticas y medicinales se cultivan con facilidad y da un aire fresco al ambiente. El perejil, el cebollino, el cilantro, la albahaca, el romero y muchas otras se compran en sobres de semillas o ya plantadas en pequeñas macetas. Las puedes encontrar en tiendas de plantas, viveros y ya en muchos supermercados también las venden.
Cuando ya las tengas plantadas en sus macetitas o recipientes es importante que estén situadas cerca de una ventana donde les llegue la luz del sol para potenciar su desarrollo. Es mejor regarlas poquito y a menudo. Échale imaginación y busca lugares y formas atractivas para colocarlas y cuando vayas a cocinar, únicamente.. ¡estira el brazo y usa las hojas que necesites!

Foto via Pinterest

Foto:www.decoarmonia.com













Puedes reciclar botes de té o tarros de cristal y plantar en ellos, luego ponlos en la encimera de tu cocina, en la pared o... con una cuerda en lo alto, ¡dale tu estilo! Aquí tienes algunas de las plantas que te pueden ayudar en tu cocina ,pero hay muchas mas, si quieres planta una cebolla o un ajo y ¡los veras crecer!

Albahaca: para ensaladas, salsas, pesto, pizzas, ragouts, sopas, verdura.
Cilantro: Caza, carnes, ensaladas, pan de centeno.
Menta: Infusiones, salsas, vinagretas, cordero, helados..
Perejil: salsas, adobos,estofado,huevos, pescado, caldos.
Orégano: pizzas, verduras, legumbres, ensaladas, carnes.
Hinojo: carnes, verduras, pescados, pan, pasteles.
Eneldo: pescados, sopas, arroz,pan de centeno, adobos, conservas de arenques y salmón, patatas.


Foto: www.ecocosas.com

 


sábado, 20 de octubre de 2012

El otoño en familia

 
Me encanta disfrutar del otoño



Durante el tiempo que dura esta estación, si estamos atentos, podremos disfrutar de todos sus encantos. Los domingos os propongo comer rápido y salir disparados a disfrutar los rayos del sol, ¿porqué no un picnic de otoño? En esos ratos, rodeados de la madre naturaleza, hay que hacer un parón para disfrutar de nuestras familias, hablar con nuestros hijos,… A veces, durante el fin de semana los llevamos donde hay más niños para que jueguen, cosa que está fenomenal. Pero hay que buscar los momentos en que nosotros seamos sus compañeros de juegos.
Con unas escapadas podéis recopilar en cualquier bosque los elementos que necesitamos para crear toda una decoración otoñal en nuestros hogares. Ojead, disfrutad y recread. Os traigo muchas ideas:
Las piñas abiertas o cerradas las encontraremos sin ninguna complicación. Y esa vela recubierta de hojas no nos supondrá ninguna dificultad; en el dibujo aparece con rafia pero, personalmente, para decoración otoñal me encanta el cordón de cocina rodeando  los porta-velas: les dan un aire rústico muy hogareño.

Manzanas y calabazas son el aliado perfecto para esta temporada. Alegran y ponen la nota de color. Pero de las calabazas hablaremos en unos días, en un post especial para estas niñas de mis ojos.

Por otro lado, creo  que no necesitamos tener chimenea para que unos troncos invadan nuestra sala de estar.


Los centros con frutos secos y una vela ya consiguen el efecto deseado: nueces, avellanas y castañas dejarán de ser simples ingredientes para convertirse en las estrellas de las mesas.




miércoles, 17 de octubre de 2012

Hablan de nosotros

Esto es una maravilla.
Hemos quedado finalistas en el concurso del Vivero Vivesoy. y me acaban de mandar un mail en el que Expansión habla de Dialhogar.

 
Me parece estupendo. Se ve que esto tiene pegada.
Además en los premios Bitácoras estamos subiendo de posición en dos categorías en Educación y en Social Medioambiental.

Nos anima mucho y enseguida podremos enseñar el video y la web en la que estamos trabajando. Será una web para todos y donde todos podamos participar.

Esto se anima cada vez más y va a ser un éxito.

Gracias a todos los que habéis confiado en nosotros desde el principio y nos apoyáis día a día.

¡Dialhogar está de moda! Se ve que es una necesidad real :)



domingo, 14 de octubre de 2012

Domestícame


Si hubiera que elegir una mascota para Dialhogar, yo propondría al zorro del Principito. Aquel animal que, precisamente por saberse salvaje e incivilizado, añora el hogar y siente nostalgia de vínculos auténticos. ¿Recordáis el pasaje?:

—Tú no eres de aquí —dijo el zorro— ¿qué buscas?
—Busco a los hombres —le respondió el principito—. ¿Qué significa "domesticar"?
—Los hombres —dijo el zorro— tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
—No —dijo el principito—. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? —volvió a preguntar el principito.
—Es una cosa ya olvidada —dijo el zorro—, significa "crear vínculos... "
—¿Crear vínculos?
—Efectivamente, verás —dijo el zorro—. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo... Por favor... domestícame
—Bien quisiera —le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
—Sólo se conocen bien las cosas que se domestican —dijo el zorro—. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!

Aprendemos muchas cosas de esta página admirable. En primer lugar, esta sustanciosa definición: domesticar es crear vínculos a través de ritos. O sea, llegar a las personas través de las cosas; modelar sus corazones asumiendo y cultivando, con paciencia y tesón, sus circunstancias y su mundo. Así son los auténticos ritos. Lo que les diferencia del mero formalismo social es su punto de partida: surgen en el momento que percibimos al otro en su singularidad irrepetible, y su ejercicio va afinando cada vez más esta intuición (si tú me domesticas… serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo).

Ritos de esta clase abundan en el hogar y son los que le dan su forma característica. Al fin y al cabo ‘domesticar’ viene de domus, casa; y domesticar no es sino imprimir en un objeto cierta forma doméstica, integrándolo así en este microcosmos peculiar y convirtiéndolo en palabra de la familia y vínculo entre sus miembros.

Todas las tareas domésticas presentan este carácter de rito eficaz, que transforma a las personas conociéndolas, ahondando día a día en su intimidad (solo se conocen bien las cosas que se domestican).

La frase que abre el diálogo entre los dos personajes nos recuerda la historia del sabio Diógenes, que salió por las calles de Atenas, lámpara en mano, en busca de un hombre auténtico. Algo así ocurría con el Principito:
—Busco a los hombres —le respondió el principito—. ¿Qué significa "domesticar"?
En su misma pregunta latía la respuesta: A los hombres se los encuentra… domesticándolos.



sábado, 6 de octubre de 2012

Hogarología



Medio en broma medio en serio he elegido este nombre para mis próximos posts en Dialhogar, ¿qué os parece? Suena pretencioso, cierto, pues ¿quién es uno para inventarse una nueva ciencia y enfrentarse a ella en plan bloguero, con articulillos breves, armado solo de nariz doméstica y buen humor? Por eso emplearé el título “Hogarología” de modo desenfadado e informal. Ahora bien, también hay algo serio, y mucho, en esta expresión, que podía cambiarse, si preferís, por “Teoría del hogar”, y es la conveniencia y razón de pensar el hogar en cuanto tal, en toda su complejidad, sin reducirlo a uno sólo de sus muchos componentes: amor conyugal, fraternidad, economía, educación, decoración, gastronomía, limpieza, juego, etc. Se trata de atreverse a mirar todo eso como una unidad orgánica, un cuerpo vivo, aunque se nos escape fácilmente de puro vivo que está.


Algún filósofo me acusará de pedante, diciendo que todo esto ya se supone incluido en lo que ellos llaman “filosofía de la familia”, que es un concepto más llano, comprensible y elemental: ¿para qué andarnos con complicaciones? Pero no está tan claro. Porque hogar es más que familia, mucho más; es ella misma, pero en acción, trabajando y trabajándose, reinventándose todos los días. Y claro, semejante actividad desborda el concepto de familia propiamente dicha (“comunión de personas configurada por el matrimonio y la fecundidad”) para invadir otro terreno muy distinto, el del trabajo. Y no cualquiera, sino el trabajo raíz y arquetipo, el que encierra como en embrión todos los demás. Un trabajo, además, dificilísimo de definir y conceptualizar, pues escapa a las categorías socioeconómicas que se aplican a los demás oficios, y porque es esencialmente camaleónico, es decir, se mimetiza con actividades aparentemente ajenas a lo profesional: juego, fiesta, celebración, hobby… ¡incluso descanso! Sí, las tareas domésticas se prestan a toda clase espejismos conceptuales. Y más aún en nuestra cultura, que exhibe impúdicamente su analfabetismo doméstico como señal de “modernidad”. Menos mal que la “Hogarología” está ganando adeptos. O al menos eso espero.
PabloPri

martes, 2 de octubre de 2012

Los mejores alimentos para llevar al cole

Más allá de mochilas, estuches y libros, empezar la escuela también supone organizar horarios, desplazamientos, cenas y comidas. Del desbarajuste de las vacaciones se pasa a un cierto orden y control en muchos ámbitos que han estado más descuidados durante los meses de julio y agosto. La alimentación es uno de ellos y cuidar lo que se come en casa es importante, pero no suficiente.

Los alimentos que el pequeño lleva en la mochila para comer a media mañana o para merendar deben contribuir a su crecimiento y desarrollo de forma óptima. En este artículo se proponen recomendaciones para el desayuno, ideas para comer en el recreo y sugerencias para las meriendas.

Recomendaciones para el desayuno de los niños
Someter a los niños a un ayuno excesivo puede afectar a su rendimiento físico e intelectual
Para que no transcurran demasiadas horas entre las comidas, algo que podría suponer una falta de energía en los niños, se recomienda repartir las ingestas a lo largo del día en unas 5 o 6 ocasiones. La primera del día, que se realiza después de muchas horas sin probar bocado, es el desayuno. Por ello, es importante desayunar en casa antes de ir al colegio, para evitar que las horas en ayunas sean excesivas. Si no se ingiere nada hasta la hora del recreo en la escuela, algo que según las encuestas hacen entre un 10% y un 15% de los niños, se somete al organismo del pequeño a un ayuno de unas 12-15 horas, lo que puede afectar a su rendimiento físico e intelectual, así como a su estado de ánimo (...).

Ideas para comer en el recreo
Los alimentos recomendados para el desayuno se pueden repartir en dos tomas. Incluir una ingesta complementaria a media mañana evita llegar con demasiada hambre a la comida del mediodía. Para completar el desayuno realizado en casa, se proponen los siguientes tentempiés para la hora del recreo:

- Frutas frescas enteras (tipo plátano, mandarinas o albaricoques) o cortadas y guardadas en una fiambrera (gajos de naranja, trozos de pera, cerezas o fresas).
- Frutos secos crudos o tostados, sin sal (nueces, almendras o avellanas, entre otros).
- Frutas desecadas (pasas, orejones, ciruelas pasas, entre otras).
- Bastones o palitos de pan, mejor integrales y sin sal.
- Pequeños bocadillos de queso tierno o fresco, jamón curado o cocido, con vegetales o con humus o aguacate.

La mayoría de las escuelas ofrecen recomendaciones sobre los alimentos que los alumnos pueden llevar a la escuela para comer durante el recreo de la mañana. Algunas prohíben la bollería, otras la reservan para días ocasionales y hay algunas que instauran el “día de la fruta”, el “día del bocadillo” o el “día de los frutos secos”. De esta manera, junto con la creciente preocupación de los padres por la alimentación de sus hijos, la calidad nutricional de la ingesta de media mañana es cada vez más satisfactoria.

Leer el artículo completo en ABC

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...