lunes, 2 de julio de 2012

El cuidado de las toallas

Sobre el cuidado de las toallas hemos encontrado un interesante artículo de Centronet (Tintorerías ecológicas) en el que nos explica algunos cuidados importantes a tener en cuenta.


 "Uno de los problemas con los que nos encontramos de manera habitual y quede debemos tener muy en cuenta es el conservar como nuevas esas toallas que usamos con asiduidad y que de pronto nos encontramos que están estropeadas y con un color diferente a cuando tu las compraste. Para evitar este problema y contar con tus toallas tan nuevas como él primer día, suaves y bien mullidas debemos seguir unos consejos básicos que nos ayudaran a conservar esta prenda del hogar en perfecto estado. En el caso de que las toallas sean recién compradas, es aconsejable “sellarlas” para que no pierdan la pelusa desde un principio. Por este motivo debemos realizar un trámite sencillo: ponerla en remojo con agua limpia y fría y agregarle un poco de sal y una cucharada de vinagre. Debes dejar la prenda en remojo durante una hora y luego lavarla como lo haces de costumbre. Con esta situación lograremos que los colores no se degraden con el tiempo y no encontrarnos con las desagradables pelusas. Por supuesto todo esto no tendrá sentido alguno si no cuidamos nuestras prendas en cualquier momento. En el caso de tener toallas blancas ya usadas, en muchas ocasiones nos encontramos con que estas han dejado de ser blancas y pasan a tener un color más oscuro. Para ello os ofrecemos dos consejos con el que conseguiremos el objetivo de tener nuestras prendas del hogar blancas y limpias como el primer día. 

Vamos al primer consejo y para ello debemos sumergir las toallas previamente lavadas en agua tibia con jabón. Cuando esta se encuentre fría le añadimos un poco de lejía –no demasiada ya que deterioraremos la ropa-. En este aspecto se suele pensar que por echar más lejía el resultado va a ser más positivo y nos encontramos con que actuamos de forma inversa ya que perjudicamos seriamente la prenda. Una vez añadida la lejía debemos dejarla en remojo durante 24 horas y  enjuagar las prendas en un recipiente con agua fría y una cantidad adecuada de blanqueador, para reafirmar el efecto de la lejía y ampliar el tratamiento. Sobre el otro tratamiento que os presentamos, el agua requiere que coloquemos rodajas de limón en una media o receptáculo cerrado para impedir que pueda salir el limón y ponerlo en la lavadora junto a la ropa deseada. Tras el lavado el limón actuará de blanqueador sobre nuestra ropa."

Fuente: Centronet
Foto: Pinterest

2 comentarios:

  1. Muy buenos estos últimos artículos me dan ideas para mi blog...gracias

    ResponderEliminar
  2. pues bien, me gustan todas éstas reflexiones sobre las toallas, aunque de momento no me dán problemas, pues me gusta saber que aquí puedo encontrar idéas para cuando me dén.
    Igual podía tener Dialhogar un gabinete de consultas caseras, pues podría ser muy útil; igual también en un futuro para la "wep"

    ResponderEliminar

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...